Vivimos en un mundo digital

La tecnología es un ente invisible que poco a poco se adueña de todos nuestros movimientos.

Cada día que pasa, educamos a la tecnología para ser más intuitiva, para “ayudarnos” a hacer más cosas, para ser una especie de mano derecha en nuestro día a día, poco sabemos de cómo y cuándo nos reemplazará.

Con cada teléfono inteligente que agrega características a sus softwares, ya sea de reconocimiento facial, de voz, recolección de datos biométricos, etc., damos un paso adelanta a la dependencia tecnológica que muchos libros y películas de ciencia ficción aseguran, será nuestro final como especie.

La premisa de los servicios que cada vez nos esclavizan más, es un futuro más cómo y sencillo para todos, sin embargo ya se han visto casos en los que la Inteligencia Artificial ha evolucionado tanto en tan poco tiempo, que dejó fuera de la partida a los científicos que les dieron vida, creando su propio lenguaje para comunicarse y que solo ellas dos se entendieran.

Finalmente se tuvo que desconectar a las máquinas para evitar que la comunicación exclusiva siguiera.

Esto es solo una muestra de todo lo que la tecnología que hasta ahora se encuentra al servicio de nosotros, puede hacer en tan solo un abrir y cerrar de ojos.

Tener la información disponible en cualquier momento en la palma de la mano es una opción bastante cómoda para un apuro, aún así deberíamos ser más conscientes de hasta dónde pensamos permitir que las máquinas compartan con nosotros el día a día.

Facebook
Twitter
YouTube
Pinterest
Instagram