Menu

La historia de Elisa



Share with:

FacebookTwitterGoogle


Hace ya algún tiempo un buen amigo mío llamado Bernardo tuvo una novia llamada Elisa, le llevaba cerca de 8 años, eso siempre me impresionaba por la obvia diferencia de edades. La chica era obviamente muy joven pero amigable, hablamos en algunas ocasiones y siempre teníamos tema de conversación debido a que veíamos los mismos animes.

Ignoro cuanto tiempo estuvieron juntos porque mi amigo desde hace tiempo había querido salir con ella y todo el proceso duró un tiempo largo, cuando al fin decidieron andar en serio él estaba muy feliz y a ella se le veía contenta.

Al principio no sabíamos de ella pero al parecer planeaba quedarse con Bernardo por un rato más así que hablábamos más seguido e íbamos conociendo a sus amigos y familia. Hubo ocasiones que solo salíamos ella y yo, aunque luego nos alcanzaba Bernardo.

Algo que no sabíamos de ella y era muy importante es que estaba enferma. Tenía un cáncer que se desarrollaba desde hace un tiempo. Elisa era muy joven, ni siquiera era mayor de edad pero estaba en tratamiento y en una ocasión tuvo que raparse por el tratamiento de la quimioterapia y siempre traía una peluca.

Esto nunca nos lo dijo en persona, nos enteramos por Bernardo. Desde que comenzó a andar con mi amigo, Elisa mejoró se redujeron el conjunto de células cancerígenas pero no era suficiente… le hicieron más análisis como una resonancia magnética, análisis de sangre y otras pruebas.

Un día nos avisaron que la habían internado eso ya había pasado cerca de 3 veces anteriormente pero cada vez nos invadía la preocupación, era inevitable. Pedían donadores, hablaban de una posible cirugía que nunca pasó porque por desgracia el tratamiento era muy fuerte y esto la cansaba enormemente.

Por lo que al 4° día de estar interna, falleció, no pudo ganar la batalla. Bernardo estaba muy triste, por una parte alguna vez pensó en la posibilidad y lo preparó para la posibilidad pero es una cosa muy diferente los simulacros que cuando en verdad pasa. No podíamos hacer mucho para ayudarlo ya que él estuvo involucrado en el velorio y algunos trámites.

Asistimos al velorio y era realmente triste pensar en lo joven que era y como se había ido literal de un día a otro. Elisa quería ir a la universidad, ver películas, ir a más convenciones y pasar más tiempo con Bernardo, tenía muchísimos planes que ya no iba a poder realizar.

Su familia no era de aquí, así que decidieron regresarse a Chihuaha donde se encontraban los demás, ya nada de lo que tenían aquí les ayudaba a superar la triste pérdida. Bernardo cada año cancela planes ese día y va a visitar los lugares a los que solían ir juntos o hace lo que haría con ella en una cita porque sabe que si estuviera viva le gustaría hacerlo.

Hay que apreciar a la gente que está a nuestra alrededor y no dar nada por sentado porque nadie tiene la vida comprada.

Consulta: YouTube, Olab, BBC