Menu

Cuidar las úlceras del pie diabético de forma inadecuada puede aumentar el riesgo de complicaciones como infecciones



Share with:

FacebookTwitterGoogle


Prevenir y cuidar las úlceras del pie diabético es una prioridad para cualquier persona con diabetes.

Si no se tratan, requiere un tratamiento avanzado para el cuidado de heridas y puede llevar a una amputación o un mayor riesgo de problemas de salud graves.

Afortunadamente, todo esto se puede prevenir cuidando las úlceras del pie diabético.

Como sucede con la mayoría de las afecciones médicas, la prevención suele ser la mejor medicina.

Lavarse los pies diariamente con agua jabonosa y aplicar una loción humectante son pasos esenciales para una salud óptima de los pies.

Mantener tu piel fuerte y saludable puede ayudar a protegerte contra lesiones y resistir el agrietamiento y las ampollas que pueden provocar úlceras en el pie diabético.

Siempre deben usarse zapatos ajustados y calcetines acolchados para evitar el roce y las ampollas.

Las uñas de los pies también deben limpiarse y recortarse regularmente para evitar la acumulación de suciedad.

YouTube || Degasa || UNAM 

Todos estos cuidados más el tener controlada la diabetes y continuar llevando buenos hábitos te mantendrán alejado de la clínica del pie diabético.

Auto-inspección

Para cualquier persona con diabetes, es importante mantenerse alerta al cuidar tus extremidades inferiores.

Los diabéticos son propensos a desarrollar enfermedad arterial periférica, que causa una mala circulación en los dedos de los pies y las manos. Como resultado, la pérdida de sensibilidad en los pies hace que sea difícil saber cuándo se tiene una lesión o úlcera.

Es por esto que una inspección visual diaria es una necesidad para prevenir infecciones incontrolables en los pies.

Úlceras tempranas del pie

Si encuentras un rasguño, un corte, una contusión o una úlcera en el pie, debes ser atendido de inmediato y nunca ignorarlo.

Las heridas leves deben limpiarse suavemente, tratarse con un antiséptico tópico y vendarse adecuadamente con los productos de cuidado de heridas adecuados para promover la cicatrización de heridas.

Los remedios caseros típicos, como el remojo de agua caliente, las almohadillas térmicas o los astringentes duros solo empeorarán la herida e inhibirán la cicatrización.

Si una herida menor en el pie no mejora en uno o dos días, consulta a tu médico para detectar signos de infección.

Ulceras avanzadas del pie

Cuando no se siguen las medidas de cuidado preventivo y de inspección diaria, una úlcera del pie diabético puede pasar desapercibida hasta después de que haya avanzado a un nivel de infección.

Puede haber heridas profundas, decoloración o abscesos. De acuerdo con el sistema de clasificación de úlceras de Wagner, la gravedad de una úlcera del pie diabético se define como:

  • Grado 0: No hay úlcera presente
  • Grado 1: Úlcera superficial
  • Grado 2: Úlcera profunda que se extiende a través de la dermis
  • Grado 3: Úlcera profunda con absceso, infección ósea o sepsis articular
  • Grado 4: Gangrena de los dedos de los pies o talón
  • Grado 5: Gangrena de todo el pie

Al cuidar las úlceras del pie diabético, cuanto antes se identifica la herida, más fácil es tratarla. Evitar una clasificación más allá del Grado 1 es esencial para prevenir infecciones rápidas e incontrolables.

Evitando la amputación

Una vez que una úlcera en el pie se infecta, puede ser difícil de tratar, pero se puede evitar la amputación.

Tu médico puede evaluar la herida, extirpar cualquier tejido necrótico, tratar la infección, cubrir la herida con un entorno de curación húmedo y equilibrado, y puede requerir una reducción de la presión a través de la descarga.

Cuidar las úlceras del pie diabético es un asunto serio, y no seguir el plan de tratamiento prescrito por tu médico solo conllevará complicaciones.

Cuida tus pies en Degasa 

Una úlcera en el pie diabético precede a casi el 85% de todas las amputaciones diabéticas y existe una tasa de mortalidad del 50% dentro de los cinco años posteriores a la amputación.

Evita el riesgo de infecciones incontrolables mediante la prevención y el cuidado de las úlceras del pie diabético con el mantenimiento adecuado de los pies, la inspección diaria y el cuidado temprano de las heridas.